domingo 9 de mayo de 2021
caras
ACTUALIDAD | 08-09-2015 11:18

Milo Martinez recibió el alta

El hijo de mariano y juliana estuvo una semana internado. Galería de fotos

Después de días en vela y mucha angustia, Mariano Martínez (36) y Juliana Giambroni (26) por fin celebran el alta de Milo (2). El pequeño estuvo internado en el Sanatorio de la Trinidad, de San Isidro, dónde se le realizaron dos operaciones por la fractura de uno de sus brazos tras un accidente doméstico. El sábado, cerca del mediodía, el galán junto a su ex pareja y dos amigas salieron de la clínica y permanecieron un rato en la puerta del lugar charlando animadamente. En el rostro del actor y de la modelo se reflejaba el alivio tras el parte médico, que decía que la segunda intervención había sido un éxito.

En medio de los rumores que lo vinculan con “Lali” Espósito (23), Mariano se mostró muy cerca de Juliana durante el trance, y la acompaño desde el primer momento. Después de la segunda operación y de pasar una semana internado, Milo fue dado de alta el domingo por la mañana. Y junto a su madre, abandonó la clínica con destino a Nordelta. Allí, recibió la visita de amigos y familiares que se acercaron a la casa del barrio Los Castores para ver al pequeño. Quién no pudo acompañar a Milo durante su vuelta a casa fue Mariano, que se encontraba en Rosario en plena gira del musical “Esperanza Mía”, pero desde su celular llamó constantemente a Juliana para saber como estaba su hijo.

Según versiones, Mariano no puede superar la separación, y testigos cercanos afirman que no son pocas las veces en el que se le cae alguna lágrima. Por ahora se fue a vivir solo muy cerca del hogar que compartió con Juliana y los chicos, ya que alquiló un departamento en otro de los barrios de Nordelta. El se encarga de llevar todas las mañanas a los chicos al colegio, también dentro de Nordelta, y esas mismas voces confidentes aseguran que entre él y “Lali” no hay nada más allá de una excelente relación.

Hoy, Milo ya está en casa y para los padres es motivo de celebración. Tras una semana llena de incertidumbre, evoluciona y se muestra animado a pesar del pesado yeso que cubre uno de sus brazos.  Este miércoles, padres e hijo deberán volver a la Trinidad, dónde el mismo cirujano revisará al pequeño y determinará si es necesaria una tercera intervención.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios