miércoles 23 de junio de 2021
caras
ACTUALIDAD | 06-10-2015 11:58

Francisco Delgado, el ganador

“Ser padre es algo magico”. Galería de fotos

La odisea de resistir dentro de la casa de Gran Hermano llegó a su fin para el flamante ganador Francisco Delgado (30). Aislado de sus seres queridos y hasta de su hija recién nacida, Elena, Delgado, luego de ganar con el 52,7% de los votos, y con un premio de 457 mil pesos, un contrato en TV y otro en teatro, ahora tendrá que afrontar un gran escándalo mediático y nuevas responsabilidades que conllevan un ADN que determinará o no la paternidad de Ian (2), el hijo de Gisela Bernal (28). “Siempre hablé del tema refiriéndome a él como una ‘catástrofe’. Y estoy un poco arrepentido de haber usado esa terminología, porque en definitiva estaba hablando de una vida. Fue un desastre la parte mediática, porque se destruyó a Gisela y yo la quiero. Verla sufrir me hizo mal. También se me destruyó a mí sin conocerme. Ser padre es algo mágico”, confiesa el ganador de GH que hoy mantiene una excelente relación con Barbara Silenzi, la mamá de Elena, con quien posó para CARAS a horas de salir de la casa más famosa de la TV.

—¿Usted ya está asumiendo que es tu hijo?

—Confío en ella y eso me alcanza. Pero ojo, quiero hacerme un ADN, más allá de la duda. Lo verdaderamente importante es lo que yo sienta y lo que le pueda dar a él. Lo fundamental es que él esté bien. Para mi fueron catastróficos esos tres años que no estuve; en los que no pude ni verlo nacer.

—¿Y si el ADN determina que Ud. no es el padre?

—Va a ser muy raro, porque confío mucho en Gisela y lo que dice. Yo no podía tener hijos. Conté en repetidas ocasiones que estoy operado, que tuve una enfermedad que se llama varicocele. Me operé a los 16 años y a partir de ahí tuve muchas parejas. Nunca me cuidé y jamás pasó nada. Yo estaba sumamente relajado con ese tema. Cuando Gisela quedó embarazada ya hacía dos o tres meses que estaba con Ariel, aunque en algún momento nos vimos y estuvimos. Después pasaron cuatro o cinco meses que no nos vimos. Y se cortó porque yo empecé a ver que ella era la cabeza de Stravaganza y que estaba a fondo con Ariel. Ya había oficializado que eran pareja. Y no me daba bolilla; me cortó el rostro. Cuando me contó que estaba embarazada la vi tan consolidada con Ariel que jamás imaginé que podía ser mi hijo. Lo que me da bronca es que en el caso de que sea mi bebé, no estuve tres años con él. Si soy el papá de Ian, con Gisela vamos a tener que compartir toda la vida.

—¿Cuándo se hace el ADN?

—Cuando me lo pida la Justicia, que va a ser en breve porque hay una impugnación de paternidad. Pero hay tiempos legales. Puedo hacerme un ADN casero, pero no lo haré porque le creo a Gisela. No tengo un papel; simplemente confío en ella. Hoy sólo quiero resolver este problema. Yo no soy nadie para tirarle una piedra a Gisela, a Ariel, ni a nadie.

—Dicen que lo tentaron para sumarse al “Bailando” como partenaire de Gisela Bernal...

—Hasta ahora nadie de Ideas del Sur me vino a decir que voy al “Bailando”. Obviamente que me gustaría. Aunque no sé a futuro lo que quiero hacer de mi vida. Pero en este momento, me parece que cuanto más promoción pueda tener, será fantástico.

—¿No tendría problemas en bailar con ella?

—No, ninguno. Pero aún no hablé con “Gise” porque estuve completamente aislado. Nos vamos a reunir para hablar de todas las cuestiones que tenemos que resolver. A Gisela la quiero mucho y ante todo es una mujer. Si el ADN confirma que soy el padre de su hijo, Ian (2) va a ser igual que mi bebé Elena. Y todos juntos iremos para adelante con lo que eso implique. Porque de mis hijos me hago cargo yo.

—¿Qué opina de Ariel Diwan (38)?

—No conozco a Ariel. Nunca tuve trato; jamás hablé. Tengo entendido por Gisela que fue un muy buen padre con Ian durante el tiempo que compartieron.

—¿Si lo llama hoy para hablar, lo recibe?

—Sí, por supuesto. Antes de irme a Ecuador estuve en la casa de Gisela porque íbamos a un asado de unos amigos en común que viven en La Plata, y ahí me saqué una foto con el bebé. Lo conocí y se nota que es felíz. Y si Ariel estuvo con él tres años, de alguna forma debe haber recibido un montón de amor. Igualmente, cuando él se enteró de todo, tendría que haber prevalecido eso que sintió en los años previos.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios