jueves 29 de julio de 2021
caras
ACTUALIDAD | 21-08-2016 18:29

María Fernanda Callejón: "A Giovanna le hago shantala"

Sesión de masaje milenario, oriundo de la India. Galería de fotos

La escena protagonizada por María Fernanda Callejón y su beba Giovanna parece extraída de una postal milenaria e inspiradora, aquella protagonizada en la India en los años cincuenta por el doctor francés Fréderic Leboyer, que quedó admirado tras observar cómo una mujer realizaba un "extraño" masaje a su bebé por las calles de Calcuta. "Conocí a Shantala en Calcuta. La vi una mañana soleada, en las calles, masajeando a su bebé. Háblale a tu bebé, pero no a través de las palabras, habla con tu ojos, con tus manos, deja que fluya desde tu corazón. Debes estar ahí completamente, porque si tu mente está en otro lado tu bebé lo sabrá y todo será un ejercicio mecánico, fácil, aburrido, vacío", escribió más tarde en su libro "Shantala, El Arte Tradicional del Masaje para Bebés". María Fernanda Callejón cumple con el mismo ritual, pero aquí y ahora, en el barrio de Palermo, con su hija Giovanna, quien cumplió su primer añito de vida. "Asistí desde el día cero del embarazo a un espacio único, dedicado a embarazadas y mamás, el 'Espacio Maternelle', donde hice yoga, masajes y meditaciones para darle luz a mi tan deseada beba. Allí pasé el mejor embarazo de mi vida, y me enteré que daban clases de Shantala. Se puede asistir con el bebé a partir de que tenga cinco meses de vida. Es una técnica milenaria, me permite una conexión muy especial con mi hija", explicó la actriz.

María Fernanda Callejón sigue las instrucciones de la Licenciada Andrea Pochettino, su profesora en el arte del Shantala, masaje que estimula al bebé y favorece su desarrollo neurológico y psicomotor, y produce beneficios en el aparato locomotor y los sistemas circulatorio, inmunológico y digestivo. "Para la técnica se usa un aceite natural de coco, sin ninguna esencia. El bebé está desnudito, así que el ambiente debe estar climatizado. La posición que adopta la mamá es sentada en el piso, con las piernas extendidas y la espalda derecha, puede ser sobre una colchoneta, y desde ahí se maneja toda la técnica—explica la actriz, entusiasmada por tan profundo conocimiento—. Los antebrazos se usan como rodillos, aunque en los bebés no se presionan los pulgares ni ningún dedo sobre ningún punto. Es muy suave, al tocar el vientre se hacen círculos siempre para el mismo lado, en la dirección de las agujas del reloj", agrega.

Callejón explica que suele poner de fondo música especial para Shantala, y que luego de cada sesión es conveniente que a la beba se le de un buen baño."Los masajes se los hago dos veces por día, una a la mañana y otra a la noche. Creo que uno viene con otras vidas encima, el ser humano cuando nace llega con un bagaje de sensaciones, miedos, y cuando uno es adulto lucha contra eso. Esta técnica hace equilibrar todo ese tipo de zonas, las mejora, no quiere decir que cuando sea grande no tenga sus miedos, pero prepara a los seres humanos dotándolos de mayores recursos. Otra cosa es que relajás mucho sus tensiones, pensá que Giovanna empieza a darse cuenta de que está en un mundo exterior, que no está más en la panza. Transita un periodo muy especial, está 'muy mamera', quiere estar mucho conmigo", confiesa.

Callejón afirma que con el tiempo "el cuerpo se puede leer". Y profundiza en este argumento: "Porque el físico tiene su vocabulario, es como interpretar cuándo “te pasa factura”, por eso hay que tratarlo bien. Con los bebés es lo mismo, pero como ellos no hablan, te das cuenta a través del silencio, se siente, se escucha, y te comunican un montón de cosas. Con la mirada también, como cuando amamantás, o le das la mamadera, que es como 'un instante burbuja', un vínculo muy especial. En ese silencio que se crea con Giovanna, nos decimos muchas cosas. Tiene una mirada muy profunda y especial desde que nació. A través de estos masajes administro mejor esa conexión, todo ese amor que tenemos para darnos", dice.

Con respecto a la personalidad de Giovanna, su madre es muy clara a la hora de describirla. "Mi hija jamás tiene mal humor, solo algunos berrinches, pero básicamente duerme toda la noche, es muy tranquila, vino a nuestro mundo a traernos paz y luz. Es leonina, tiene rasgos muy definidos para poner límites. Como todavía no habla, si por ejemplo no quiere agua y vos le ofrecés, transforma su cara para negarse. Es sociable, a veces un poco tímida con los hombres que no conoce. A las mujeres las estudia un poquito y enseguida se relaciona, entra en confianza—afirma antes de referirse al perfil fashionista de su beba—.  Por el momento la lookeamos nosotros (aludiendo también a su marido), no vive vestida de rosa, le damos una onda cómoda, medio rockerita en casa, y en los cumpleaños como una nenita. Ahora que le creció más el pelo, la peino y se mira en el espejo para ver cómo le queda. Le gusta jugar, come bien su papilla, está gateando, todo le llama la atención, y de a poquito le empezamos a poner límites con un “No” de tono amable. Pero es muy dificil porque es muy compradora (Risas). Ahora estamos a full preparando los festejos del cumple de su primer año", concluye.

Por Fabián Cataldo.

Fotos: Eduardo Giménez.

Agradecimientos: Espacio Maternelle www.maternelleonline.com.ar. Fernanda Tossi (Sede Palermo) instagram @fertossi. Info masaje: www.maternelleonline.com.ar/shantala-para-embarazadas.php.Licenciada Andrea Pochettino. Maquilló y peinó: Gracia Santamaría.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios