domingo 9 de mayo de 2021
caras
ACTUALIDAD | 18-10-2016 12:31

Vicuña y la "China": polo en Tortugas con sus hijos

Junto a Bautista, Beltrán y Benicio Vicuña, y Rufina Cabré. Galería de fotos

Condicionada por las tormentas del sábado, la ansiada final del Abierto de Tortugas Gran Premio Macro, auspiciado por la revista CARAS, quedó ensimismada con una fecha tan cómplice con los afectos como el Día de la Madre. Pero los ingredientes del menú eran muy seductores, y así fue que al comenzar la final, a las 16:00 del domingo, la atmósfera no podía ser mejor. Tanto público, que se fue incrementando con el correr de los chukkers, no pudo tener mejor recompensa que un partido de la calidad del que se vivió. Los 79 goles de hándicap se vieron reflejados en la intensidad y precisión con la que se jugó, un verdadero regalo a la vista para los espectadores. El partido fue partidazo en los primeros cuatro chukkers, cuando los ataques fueron virtuosos y los goles, algunos para verlos una y otra vez en la repetición, no le dieron descanso a los chicos encargados del tablero. Hasta el descanso del entretiempo reinó la paridad, pero en los últimos tres chukkers afloró el potencial de Dolfina y el festejó volvió a tener como epicentro el palenque azul y blanco. Para los amantes de las estadísticas, los liderados por Adolfito Cambiaso ganaron su décimo torneo consecutivo de alto hándicap, extendieron a 36 partidos su invicto y alimentaron el sueño de quedarse con la cuádruple Triple Corona.

Cada vez más abierto al paladar de los amantes del deporte, la final de Tortugas reunió a toda clase de público. En las tribunas, palcos, o en los boxes como el del Grupo Macro, las caras conocidas se sucedieron. Y ni que hablar cuando en plena tribuna lateral descubrieron a Benjamín Vicuña con Eugenia Suárez y los cuatro hijos de la pareja: Bautista, Beltrán y Benicio Vicuña, y Rufina Cabré. Como el actor chileno alquila una casa en el exclusivo country, pasar un ratito a ver la final fue un lindo programa para los chicos. El clan se refugió en los tablones de madera, y todos juntos se retiraron al promediar el partido. Con tantos chicos no les fue sencillo disfrutar del juego, aunque Benjamín se deleitó con esas pinceladas de exqusitez que regalaron tanto Cambiaso como Facundo Pieres. Como curiosidad, Bautista lució una remera blanca del seleccionado chileno de fútbol con el número 9 y la inscripción de su apellido en la espalda.

Ausente en los dos partidos anteriores, María Vázque reapareció con su estampa en el palenque de La Dolfina Sancor Seguros. Un sector donde conviven los jugadores con sus familiares más íntimos y allegados, y por el que también anduvieron “Poroto” y Mía Cambiasoy los padres del mejor polista del mundo, Adolfo y Martina de Estrada. Pegado al palenque de Ellerstina, el medallista olímpico Santiago Lange cumplió a rajatabla con su nueva función de “motivador” del equipo de “La Zeta”. A la par del coach Mariano Aguerre, el yachtman se ocupó de sostener el estado anímico de sus jugadores, una misión nada fácil cuando enfrente está La Dolfina. En el sector oficial, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, vio todo el partido insepoarable de Gloria Fiorito, y durante la ceremonia de premiación le entregó sendas réplicas de la Copa Emilio de Anchorena a Pablo MacDonough y Juan Martín Nero. Ya alejado del ronroneo social, Martín Barrantes celebró que Adolfito Cambiaso haya utilizado en la final yeguas clonadas, ya que Martín fue uno de los pioneros en gestar la clonación de caballos en la Argentina. Una cuestión que para mucha gente pasó desapercibida, pero que para Adolfito significó un hecho histórico. “Este título tiene un valor especial para mí por haber jugado una final con seis clones de ‘La Cuartetera’. Lograr que los sueños se cumplan no es fácil, y hoy se me cumplió uno”, dijo “Adolfito”, para quien las misiones imposibles no tienen secretos.

por Carlos Cervetto

Fotos: Mauro Fonseca.

También te puede interesar
En esta Nota

Comentarios