lunes 9 de diciembre de 2019
caras
CELEBRIDADES | 03-09-2019 12:31

Mariana Nannis detalló cómo fue el primer episodio de violencia con Caniggia

En una entrevista íntima, la botinera contó cómo empezaron los episodios de violencia de Claudio Paul y muestra sus heridas pasadas. Galería de fotos

Dos señoras de 50 años la interceptan camino al restaurante del Alvear. “Mariana: ¿Te enojas si te pedimos una foto?”, preguntan con cierto temor. Y aunque al principio se resiste, Mariana Nannis (53) termina accediendo al persistente pedido de selfie. “¡Olvídate de Claudio, ya fue!”, la despiden efusivas y entonces, la mujer de la que habló el país tras las denuncias públicas por violencia e infidelidad adjudicadas al padre de sus hijos, Claudio Paul Caniggia (52), reflexiona: “Las mujeres apoyan a las mujeres”.

El encuentro es en el noveno piso pero Nannis se anticipa y recibe a CARAS en el lobby del hotel: “Son muchas las mujeres que se callan y no dicen lo que les pasó y se la aguantan. A veces una aguanta por los hijos, por la familia o porque te tienen amenazada y no podés hacer nada. Pero llega un momento, cuando decís las cosas que tenés que decir, que te sacás trescientos kilos de una mochila. Y después te sentís diferente, cuando decís lo que tenías adentro y llevaste tanto tiempo guardado”.

—¿Cuándo fue la primera vez que le levantó la mano?

—La primera vez fue en Bérgamo, Italia, cuando vivía con él. Claudio había tenido un problema de una plata que le faltaba y se la había sacado una persona que había entrado a la casa. Pero él pensaba que me la había gastado yo. El hermano había traído a un amigo y el amigo se robó la chequera de nuestra habitación. Entonces sacaban cheques y cheques… Cheques de nuestra cuenta mientras yo estaba con él en el Caribe. Y cuando volvemos me dice: “¡Me falta un montón de plata del banco!”. Y le digo: “Pero yo estuve en el Caribe con vos, en Miami. ¿Cómo hice para gastarme 100 mil euros? Si además estoy todo el día con vos y vos me compras las cosas…” Y el tipo me agarró contra la pared y me dijo que me iba a matar. Pero me agarró del cuello mal, no podía ni respirar, parecía que me quería ahorcar. Y yo lloraba. Me echaba la culpa a mí y me decía: “¡Vos me sacaste toda esa plata hija de puta!”.

Mariana Nannis describió el calvario que vive con Caniggia: “Lo salvo o se muere”

—¿Alguien de su entorno sabía que su marido le pegaba?

—Muchas amigas, todas las que me vieron en Marbella y acá. Porque me veían de repente un moretón en la mano o uno en el brazo…

—¿Sus hijos también?

—También, obvio. Pero si yo tenía un moretón en el brazo me ponía algo para que ellos no lo vieran. Si era invierno, me tapaba con algo de ropa.

—¿Pudo contárselo a alguien en ese momento?

—A mis amigas que me dijeron “¡Está loco!”, pero bueno, yo que sé. Hay gente que es violenta y que no le podés decir nada porque se piensan que se van a comer el mundo.

—¿Después de los episodios de violencia se disculpaba? ¿Sentía algún remordimiento?

—No, nunca pedía perdón por nada. Jamás en la vida me pidió perdón. Quizás me trataba de comprar algo pero viste, te cagaba a trompadas y te decía: “¿Qué te querés comprar?” Trataba de arreglarla porque obviamente tenía culpa. Pero a la gente se la trata con amor, yo le di mucho amor y él nunca me dio nada. Fijate todas las fotos que hay en el archivo de CARAS donde yo siempre lo estoy abrazando a él y él nunca a mí.

Podés leer la entrevista completa en la edición que ya está en todos los kioskos.

Galería de imágenes

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Todo lo que hay que saber

La información más importante de este martes en un breve video

Espacio Publicitario