domingo 15 de diciembre de 2019
caras
ACTUALIDAD | 23-01-2019 16:38

Codiciosa: Wanda Nara revela cuánto dinero le hizo ganar a Mauro Icardi

La rubia habló sobre su trabajo como representante de su marido y de cómo se ganó un lugar en el mundo del fútbol. Galería de fotos

Son las seis de la mañana de un cálido lunes de enero en Buenos Aires y Wanda Nara (32) llega con su amigo estilista Kenny Palacios a la producción con Caras. Acomoda su valija Louis Vuitton en la habitación del Hotel Madero y atiende su celular. Mientras la peinan y maquillan, revisa nuevamente sus mensajes y responde un mail.

Su teléfono es su oficina desde que aceptó en 2015 la propuesta de su marido Mauro Icardi (25) —con quien tuvo a Francesca (4) e Isabella (2)— para ser su manager y negociar sus contratos futbolísticos, de imagen y publicitarios. “Mi día a día en Italia no es para nada tranquilo. Además de manejarle la carrera a mi esposo, desde septiembre estoy en el programa deportivo “Tiki Taka”, que también toca temas de interés general y se emite los domingos en Canale 5. Soy la única mujer en el panel, entrevisto y por momentos conduzco, que es lo que más me gusta. Al no existir el minuto a minuto, se trabaja más relajado. También hago un montón de campañas y tengo muchos acuerdos con marcas de moda”, cuenta la influencer después de pasar Año Nuevo en la casa de su hermana Zaira Nara y hacer en 7 días tres campañas (una con sus hijas recién para octubre por el Día de la Madre).

Lee también: ¿Qué dirá Wanda Nara? Ivana Icardi bancó los dichos de Maxi López

“Hacía como 9 años que no nos quedábamos en el país hasta Reyes por nuestros compromisos laborales. A los chicos también les encantó ir a Rosario a visitar a los familiares de Mauro. Necesitábamos distendernos porque este es un año de mucho trabajo”, agrega la mamá de Valentino (10), Constantino (8) y Benedicto (6) –fruto de su relación con Maxi López (34)– antes de volver a Milán.

Gracias a su firme postura, en 2016, Wanda logró que Icardi renovara el contrato con el Inter de Milán hasta 2021 y que le aumentaran a 5,5 millones de euros, suma que percibe por temporada anual, según la prensa italiana. Así convirtió a su esposo en el mejor pago de su equipo y en el tercero de toda Italia. Hoy el nombre de la argentina protagoniza las portadas de importantes diarios y revistas italianas, donde la comparan con Claire Urderwood, la protagonista de la última temporada de “House of cards”, por su negociación con Beppe Marotta, el nuevo director deportivo del Inter.

La dirigencia de la institución neroazzurra quiere prolongar la continuidad del goleador hasta mediados de 2023, ofreciéndole 7 millones de euros -con bonus- por año. Pero la representante del argentino exige más.

“La renovación de Icardi con el Inter está muy lejos. Hay clubes muy importantes interesados en contratar a Mauro. Todavía no nos ha llegado una propuesta satisfactoria del Inter. Nosotros creemos que está en un nivel superior… lo quieren los dos clubes más poderosos de España, uno de Francia y otro de Inglaterra (se especula que son Real Madrid, Barcelona, PSG y Chelsea)”.

Ante esta disputa, La Gazzetta dello Sport publicó que “el club pedirá al capitán tratar con otro representante… también por algunos videos subidos de tono de su mujer”. Y la respuesta de su marido fue inmediata. “¿Es posible que un diario como La Gazzetta escriba estas cagadas?… Quiero precisar que estoy muy pero muy feliz y satisfecho del trabajo que hicimos juntos. Por eso será siempre Wanda Icardi quien cuidará mis y nuestros intereses hasta el final de mi carrera”, escribió Icardi en su cuenta de Instagram.

“Valoro muchísimo el lugar y la confianza que me dio Mauro para representarlo. Todo pasa por mí: los acuerdos futbolísticos, las presencias en marcas como Armani y hasta la elección de las fotos para los sponsors. Fue una situación que se dio espontáneamente por malas experiencias que tuvo y al ver que siempre me manejé sola en mi profesión. Fue difícil presentarme como manager siendo mujer y joven porque el mundo del fútbol es machista. Pero Mauro es todo lo contrario, además de tener mucho carácter”, asegura la empresaria de la marca Wan Collection.

—Y él no se equivocó porque le hizo ganar más millones…

—Sí, mucho más. También arreglé el contrato que dura cinco años, que es lo máximo posible, y puse muchas condiciones. Si un club lo quiere comprar, la cláusula es de 110 millones de euros.

—En 2015 se inscribió en la Asociación de representantes y es agente oficial, ¿tuvo que rendir el examen que exigen en Italia para ser manager de jugadores y estar habilitada en el Comité Olímpico Nazionale Italiano?

—No porque esa ley no está en vigencia para los que tenemos contrato firmado antes de diciembre de 2018. Mi situación actual está en regla, más allá de lo que se diga ya que siempre vende usar mi nombre. Soy la única mujer que ejerce este rol en Italia y la única esposa además. Las mujeres merecen ser respetadas y, si están capacitadas, ocupar los mismos puestos de trabajos que los hombres. Pero lamentablemente eso no pasa en el ámbito del fútbol. La mujer del futbolista generalmente debe quedarse en su casa, criar los hijos, soportar y callar todo. Ven como algo extraño que una mujer se siente a hablar y defienda los derechos de un hombre. Mauro me dio el lugar que sintió que merecía, nadie me regaló nada. Me lo gané haciendo contratos de imagen dificilísimos en otros idiomas y con diferentes leyes fiscales. ¡No soy una improvisada, me preparé! Estudié leyes, economía y gestión de empresas. Después estudié idiomas. Hablo obviamente español, italiano e inglés. Y también aprendí un poco de chino ya que los propietarios del Inter y de muchos otros clubes son chinos. Hay mucho dinero en juego, muchas estafas y juego sucio. Yo soy directa y hace años que me manejo transparentemente en un mundo que se mueve más por atrás que cara a cara. Eso también fue una novedad. Conmigo Mauro aumentó sus contratos en un 85 %: algunos tienen vigencia de 10 años y otros, de por vida. En las primeras reuniones decidí asistir con amigos de mi marido para tenerlos como testigos. Mauro no sabía, recién se enteró cuando dos íntimos suyos, un empresario y un abogado, de 60 y 64 años, le dijeron que no existía persona en el mundo que defendiera su carrera e imagen como su mujer. También después de largos acuerdos, muchos directivos lo felicitaron diciéndole que veían en mí un futuro enorme ya que tenía más condiciones que otros agentes de renombre mundial. Ahora me reúno sola.

—Con dicha labor se siente una precursora del movimiento feminista de Argentina…

—Me siento una mujer independiente y libre: con el privilegio de poder elegir donde quiero estar y trabajar. Me parece buenísimo lo que pasó en 2018 en Argentina, se dio un paso importante para que la mujer sea valorada como el hombre. En mi caso, que empecé desde muy chica junto a mi hermana en una agencia, gracias a Dios nunca viví una situación de acoso. Siempre tuve carácter y me hice respetar. Eso es lo que les inculco a mis hijos, quienes ya empezaron a hacer fotos. Valentino participó en la campaña de Philippe Plein en Europa y Francesca también hizo varias producciones. Para ellos es un juego y por eso los dejo hacerlas, a Fran le encanta producirse y que la fotografíen. Mis hijas tienen mucha personalidad: saben que quieren ponerse y cómo conseguir lo que quieren, ¡algo que creo lo traen de mí! Jaja… Isabella es la más decidida. Los varones son un poco más introvertidos pero les gusta también el medio: juegan al fútbol en un equipo de Italia. Me llamaron de clubes más importantes del que están ahora pero les dije que no porque quiero que se diviertan sin pensar en la competencia. Me interesa que crezcan en el deporte y aprendan valores. Por ahora, su prioridad es el colegio: van a una escuela donde les enseñan cinco idiomas.

—¿Cómo hace con tantos hijos para encontrar la intimidad con Mauro?

—Siempre nos hacemos tiempo para nosotros y una vez al año viajamos solos. Mi mamá (Nora Colosimo) vive con nosotros y nos ayuda un montón. Además, los cinco pasan gran parte del día en el colegio. Precisamente el año pasado, cuando comenzó a ir también Isabella, a mí me hizo un click para retomar con mayor intensidad mi profesión.

—¿Le molesta cuando dicen que ostenta y muestra su costoso vestidor?

—No porque es parte de mi trabajo mostrar lo que me regalan. La mayoría de las cosas que tengo me las dieron las marcas. De hecho, en 2018 no recuerdo haber comprado nada. Me llegan constantemente cajas de zapatos, carteras, prendas… Me pasó con marcas súper conocidas de Italia que yo me ponía un vestido y a las 24 horas se agotaba. A veces me mandan cosas lindas y otras veces cosas que realmente no me gustan pero me dicen: “Sacate la foto y devolvelo si no lo vas a usar”. Trabajé con Giuseppe Zanotti, Jimmy Choo, Christian Louboutin, Armani, Pierre Balmain, que tiene acuerdos sólo con Cristiano Ronaldo y nosotros… Versace… Hace poco Donatella Versace me mandó una camisa amarilla para mi programa que dudé en ponerme porque no me queda bien ese color… y desde el día que me la vio puesta, me amó. Ella es muy fanática de Mauro.

—¿Y cómo toma cuando le critican el cuerpo?

—No les presto atención, es normal que exista la maldad y la envidia. Soy muy segura de mí misma. Me importa lo que dice la gente que me conoce. Prefiero facturar antes que responder cada crítica. O utilizar ese tiempo para mí.

—En ese sentido ¿cuáles son sus tips de belleza?

—Me cuido la piel con cremas y ahora hago un poco más de actividad ya que tengo un acuerdo con un gimnasio y debo ir sí o sí tres veces por semana. También tomo clases de baile latino con un profesor particular: es una manera de relajarme y hacer terapia. En base a las comidas es un poco difícil cuidarse en Italia porque estoy de cena en cena. Pero en casa me gusta cocinar rico y sano.

—También conquistó a Mauro a través de la cocina…

—¡Sí, le encanta que le cocine! Siempre me dijo que quería una madre para sus hijos como era yo con Valentino, Constantino y Benedicto. También me elogia la independencia y fortaleza.

—¿Y a usted qué la enamoro de él?

—Su simpleza. Éramos amigos y conocí realmente su integridad, sus valores. Lo conocí antes de que fuera famoso y se convirtiera en el capitán del Inter. El dinero y la fama pueden cambiarte y, en Mauro, pasó todo lo opuesto: sigo estando con el rosarino que conocí.

—¿Ya le pidió el hijo varón?

—No, el desea otra nena pero yo ya cerré la fábrica. Somos un montón.

Está por llover en Puerto Madero y, mientras Wanda espera el auto que la llevará, accede a las fotos que le piden los transeúntes. Las notificaciones de su celular siguen sonando como durante toda la entrevista, donde siempre conversó relajada e incluso aclaró el vínculo que mantiene con su ex, más allá de algunas publicaciones que López hizo en sus redes.

“En la noche de Año Nuevo Maxi vino a la casa de mi hermana a ver a los chicos porque al otro día viajaba a Brasil. Nunca estuvo mal la relación. Obviamente nadie se separa amándose porque por algo te separás y las cosas terminaron mal. Pero él siempre conservó el diálogo con los nenes, que es lo que más me importa. Cada vez que vine a Argentina mis hijos visitaron a su familia paterna. Ahora que ellos son más grandes es más fácil porque se comunican directamente con su papá a través del teléfono. Antes dependía siempre de mí y eso me estresaba un poco”, aseguró.

Y con respecto a los belicosos mensajes que Ivana Icardi le dedica en Twitter, Wanda manifestó que nunca hablará mal de un familiar de su marido. Hasta en un momento pensó que le habían hackeado la cuenta a su cuñada. Porque antes que polemizar Wanda prefiere aumentar las ganancias familiares, como así lo sentenció en la revista Sportweek: “¿Qué porcentaje me llevo del dinero que arreglo con el club? La misma que la de cualquier representante. Pero yo a mi marido no le cobro… porque ¡todo eso es de Mauro y mío! ja, ja, ja… Tampoco quiero hablar de mis números así no avivo a mis colegas”.

Por Naiara Vecchio

(Producción y estilismo: Sol Miranda)

cristian welcome

Agradecimientos: Makeup Hairstyling: Kenny Palacios. Karl Lagerfeld for Falabella. Chiringo Swimwear @chiringoswimwear. Natalia Antolín. @Luz de Mar. @Pompavana. La Cueva @opticastore. @lucianomarra. @clamil_belleza. @paulabalmayor. Locación: Hotel Madero Buenos Aires, Rosario Verá Peñaloza 360, Dique 2, Puerto Madero, www.hotelmadero.com, Instagram: hotelmadero,

mail: info@hotelmadero.com.

En esta Nota

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario