martes 29 de noviembre del 2022
REALEZA 19-10-2022 08:23

Dónde viven el rey Guillermo y la reina Máxima de los Países Bajos

Los monarcas se mudaron a Huis ten Bosch en 2013 y convirtieron al palacio en la residencia oficial.

El 2 de febrero de 2002, Máxima Zorreguieta y el entonces Príncipe Guillermo se casaron y la historia de ambos cambió para siempre. En ese entonces se mudaron a Villa Eikenhorst, una casa dentro de la finca real Landgoed De Horsten donde se criaron sus hijas. Sin embargo, cuando se convirtieron en reyes en 2013, se mudaron al palacio Huis ten Bosch y lo convirtieron en la residencia oficial.

Cómo es el palacio Huis ten Bosch, lugar en el que viven Máxima y Guillermo

El palacio Huis ten Bosch (en español "la casa del bosque") es una de las cuatro residencias oficiales de la Familia Real Neerlandesa, ubicada en La Haya, Países Bajos, y hogar del monarca de los Países Bajos. 

La construcción de Huis ten Bosch comenzó el 2 de septiembre de 1645 bajo la dirección de Bartholomeus Drijffhout, según el diseño trazado por Pieter Post y Jacob van Campen. Su realización fue ordenada por la reina Isabel de Bohemia, quien en ese entonces se encontraba exiliada junto con su marido, Federico V. Una vez terminado, el palacio se convirtió en el hogar de verano del estatúder Federico Enrique de Orange-Nassau y su esposa, la condesa Amalia de Solms-Braunfels.

Cuando Guillermo I fue proclamado Rey de los Países Bajos, convirtió a Huis ten Bosch en una de sus residencias oficiales. Desde su edificación, el lugar ha atravesado por varias reconstrucciones de importancia y, en la actualidad, consiste en un cuerpo central con dos grandes alas. Su longitud aproximada es de 110 metros, de un extremo al otro.

Hace algunos años, la residencia fue remodelada y restaurada y la obra tuvo un valor de  63 millones de euros. Los trabajos arrancaron en 2014, momento en el que la ya ex reina Beatriz abandonó sus aposentos, y terminaron a finales de 2018, poco antes de que los nuevos reyes, Guillermo Alejandro I y Máxima de Holanda, ocuparan su lugar con sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane.

El famoso salón azul de la residencia real 

El terciopelo azul que recubría y daba nombre a esta habitación tuvo que ser retirado por el mal estado en el que se encontraba la tela. Redecorado por los diseñadores Maurice Scheltens y Liesbeth Abbenes, el Salón Azul se convirtió en una especie museo de los objetos fetiche de la familia real holandesa: en las paredes están pintados el manto que llevó el rey Guillermo Alejandro I en la ceremonia de su coronación, un par de patines de hielo, un acordeón, una naranja aludiendo al apellido de la familia, Orange… y hasta la mascota de la familia, un perro negro.

El salón del ADN en la residencia de Máxima y Guillermo

Conocido originalmente como “Salón Verde” por la seda de este color que recubría las paredes, fue reformado por el artista holandés Jacob van der Beugel.  El nombre con el que fue rebautizado se debe al patrón que siguen los 60 mil piedras amarillas que ahora decoran las paredes de la estancia: es la secuencia del ADN de los reyes Guillermo Alejandro I y Máxima de Holanda.

SALON ADN RESIDENCIA GUILLERMO Y MÁXIMA
Salón de ADN

El despacho de Guillermo de Holanda

Aunque las oficinas de la casa real holandesa están situadas en el cercano palacio de Noordeinde, situado también en La Haya, el rey Guillermo Alejandro I dispone de un despacho en el de Huis Ten Bosch, ubicado a continuación del Salón del ADN. Aunque está presidido por el retrato de un antepasado suyo, Guillermo de Orange, la decoración es moderna.

El despacho de Máxima de Holanda

Máxima de Holanda también cuenta con su propio despacho en el palacio. La decoración combina elementos de diseño moderno, como la lámpara que cuelga del techo o la obra de arte contemporánea que adorna la chimenea, con otros más tradicionales, como las distintas piezas de cerámica de Delft que aparecen sobre la mesa circular y el viejo armario del fondo.