jueves 20 de junio del 2024
INTERNACIONAL 28-05-2024 22:34

Acusan a Letizia Ortiz de ser la culpable de la muerte del perro de Felipe VI: qué pasó

Una vez más la reina consorte en el ojo del huracán.

Letizia Ortiz otra vez en el ojo del huracán. Es bien sabido que las mascotas han sido una presencia constante en la vida de la realeza española, desde los tiempos de Juan Carlos I y Sofía, los reyes eméritos, los animales han jugado un papel importante en la vida de la familia real. Felipe, Cristina y Elena crecieron rodeados de varios perros, lo que les inculcó un profundo amor por los animales desde pequeños.

Esta tradición continuó en la siguiente generación, con la infanta Elena teniendo un Fox Terrier, que en realidad es de su hija Victoria Federica, y María Zurita, prima del rey, compartiendo su vida con un perro salchicha que incluso tiene su propia cuenta de Instagram.

Sin embargo, no todos en la familia comparten este amor por los animales. La reina Letizia, conocida por su rigurosa disciplina y preferencia por el orden, no ha mostrado el mismo cariño hacia las mascotas. A la reina consorte nunca le han gustado los animales dentro de casa, y varios episodios demuestran su clara preferencia por mantenerlos a distancia. Esta diferencia de opiniones quedó especialmente clara con Puskin, el fiel Schnauzer de Felipe VI.

Felipe VI, Letizia Ortiz, Infanta Sofía y princesa Leonor
Letizia Ortiz, Felipe VI y sus hijas

Letizia Ortiz y el hecho que desencadenó la muerte de la mascota de Felipe VI

Puskin y Felipe VI compartían un vínculo muy estrecho. El perro era más que una mascota; era un compañero fiel que incluso dormía en la habitación del monarca. No obstante, todo cambió cuando Letizia llegó a Zarzuela. La experiodista de Televisión Española no toleraba la idea de tener al perro dentro de la casa y mucho menos en la habitación.

Según el periodista Jaime Peñafiel, Letizia decidió que Puskin debía vivir en el jardín, donde se le acondicionó un espacio para que no pasara frío. A pesar de estas comodidades, la separación fue un golpe devastador para el can, que murió de pena poco después. Este trágico episodio evidenció la falta de afinidad de la monarca por los animales.

Felipe VI con su perro
Felipe VI con su perro 

El caso de Puskin no fue un hecho aislado. Otros perros también sufrieron las consecuencias de la postura de Letizia hacia las mascotas. Paquita, una perrita mestiza que la reina Sofía acogió durante la Feria 100x100 Mascota, fue relegada al jardín tras la llegada de la comunicadora a la Zarzuela. La reina emérita había rescatado a la perrita del abandono y le había brindado un hogar, pero la presencia de la esposa de su hijo cambió su destino.

Valent, un cachorro de podenco ibicenco regalado a Felipe VI y Letizia Ortiz durante una visita a Ibiza en 2005, también desapareció de la vista pública poco después de su llegada a la Zarzuela. Las circunstancias de su desaparición alimentaron las especulaciones sobre la desaprobación de la reina consorte hacia las mascotas en el palacio.

Jan, el perro labrador de la infanta Sofía, es la última mascota en la familia real. Si bien las imágenes públicas muestran el cariño de la infanta hacia su perro, también está relegado al jardín. Queda por ver si su suerte será diferente viviendo bajo el ala de Letizia Ortiz y Felipe VI. 

AM

En esta Nota